Como Entender El Condicionamiento Clasico

El condicionamiento clásico es un proceso de aprendizaje que ocurre cuando un estímulo previamente neutral se asocia con un estímulo que ya produce una respuesta. A continuación, se presenta una explicación detallada de cómo funciona el condicionamiento clásico, así como algunos ejemplos de cómo se aplica en la vida cotidiana.

El proceso de condicionamiento clásico

El proceso de condicionamiento clásico consta de tres fases:

  • Fase de adquisición: Durante esta fase, el estímulo previamente neutral (también conocido como estímulo condicionado) se presenta al mismo tiempo que el estímulo que ya produce una respuesta (estímulo incondicionado). Después de varias repeticiones, el estímulo condicionado comienza a producir la misma respuesta que el estímulo incondicionado.
  • Fase de extinción: Si el estímulo condicionado se presenta repetidamente sin el estímulo incondicionado, la respuesta condicionada eventualmente desaparecerá. Este proceso se conoce como extinción.
  • Fase de recuperación espontánea: Después de la fase de extinción, si el estímulo condicionado se presenta de nuevo, la respuesta condicionada puede volver a aparecer. Este fenómeno se conoce como recuperación espontánea.

Ejemplos de condicionamiento clásico

Ejemplos de condicionamiento clásico

El condicionamiento clásico se puede encontrar en muchos aspectos de la vida cotidiana. A continuación, se presentan algunos ejemplos:

  • Salivación al oír una campana: En un experimento clásico realizado por Ivan Pavlov, un perro comenzó a salivar al escuchar una campana que se tocaba antes de que se le diera comida. Después de varias repeticiones, el sonido de la campana solo era suficiente para hacer que el perro salivara. En este ejemplo, la campana es el estímulo condicionado y la comida es el estímulo incondicionado.
  • Miedo a los rayos: Si una persona tiene una experiencia traumática durante una tormenta eléctrica, es posible que desarrolle un miedo condicionado a los rayos y truenos. En este caso, el rayo y el trueno son los estímulos incondicionados, y cualquier cosa asociada con ellos (como el sonido de la lluvia o la oscuridad) puede convertirse en un estímulo condicionado que produce miedo.
  • Reflejo de sobresalto: Si una persona escucha un sonido fuerte y repentino, es posible que tenga un reflejo de sobresalto. En este caso, el sonido es el estímulo incondicionado y el reflejo de sobresalto es la respuesta incondicionada. Si el sonido se presenta repetidamente junto con un estímulo previamente neutral (como una luz parpadeante), el estímulo neutral puede llegar a producir la misma respuesta (sobresalto), convirtiéndose en un estímulo condicionado.

Conclusión

El condicionamiento clásico es un proceso de aprendizaje importante en el que un estímulo previamente neutral se asocia con un estímulo que ya produce una respuesta. Este proceso se puede encontrar en muchos aspectos de la vida cotidiana, desde la forma en que los animales aprenden a las fobias y los reflejos humanos. Comprender cómo funciona el condicionamiento clásico puede ayudarnos a entender mejor por qué reaccionamos de ciertas maneras a ciertos estímulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad